Un poema al día

Para anclar mis alas al suelo, y que sólo vuelen cuando deben. Que se ordene mi vida y la poesía no aparezca sólo en sueños. Y en homenaje a esas almas que me velan, y a las que se fueron pronto. Para conocerlas y conocerme. Para hacer latir al alma. La mía y quizás la tuya. Amar y dejarse amar, esa es la cuestión.

 

Anuncios