Unbalanced

Y allí fue donde llegue yo con Mia

Al más hondo de los mundos, al rincón más oscuro de un alma que no existe

Pensé que podría hacer crecer una flor
Pero no había luz, no había sustrato, había nada
Y esa nada me hacía respirar diferente,
un aire pesado y pegajoso que no me dejaba pensar

Mientras, su abrazo sacudía mi alma y mi piel
y me hacía tiritar de frío.

¿Has probado alguna vez un abrazo vacío?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s