Noche


Siento que derrito aquello que no toco 
Y mis manos despiertan en mitad de la noche
Asustadas  
Separadas del alma, de ese dolor inmenso 
Sudorosas


Me piden que me quede, 
que no escuche mi aliento
y me olvide de todo y sienta que el presente 
es el momento de vernos: 
de sentir el dolor en nuestras manos, 
de sentirnos por primera vez uno y partido
Mano derecha y mano izquierda 
A uno y otro lado del abismo


Esas manos que dicen los años que tenemos 
Esas manos que esconden secretos del cariño
Que nos acariciaron y a la vez nos obviaron
Que dijeron que no y luego decidieron 
Modelar el pasado 
Controlar el presente 
Rechazar el futuro de nuestro amor ardiente 


Esas manos que sueñan y se separan 
porque no son mías sino tuyas, o más bien de nadie, 
pero se estremecen igualmente con un roce, con un agarre, con un beso 
Manos ancianas en un alma derretida
que  no reconoce  el tacto del paso del tiempo  
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s