Savia

Y entonces llegó Dorothy. 
Una presencia arrebatadora en mi mundo que se deshacía a jirones. 

Su acento inglés dulce, su sonrisa lenta, regalada, 
estirando los labios suavemente de manera coqueta, 
-aparentemente despreocupada y sincera-
me abrió la puerta a una amistad duradera e inesperada, 
a una confianza mutua que ella irradiaba y yo copiaba
como si se tratara de una planilla.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s